Balance de 2015: todo lo que ocurrió y los desafíos del 2016

El Mendoza comenzó el 2015 con muchos proyectos por delante, todos apuntados a que nuestro Club crezca para que esté a la altura de su espíritu y su historia. Estos objetivos, que también se podrían llamar sueños, requirieron de muchas energías, tiempo y perseverancia: el anexo, la llegada del hockey, las mejoras dentro del club, volver a los lugares en los que el club no estaba desde hacía años en materia deportiva. Aquí un balance de lo que fue el 2015.

Anexo:

Como es sabido, desde hacía un año que el club contaba con un terreno en Godoy Cruz, frente al Parque San Vicente. En primer lugar se tuvo que desmalezar, tarea que se realizó durante 2014 y ahora era el momento de comenzar los trabajos en el terreno para poder construir las canchas.

En un principio estaban proyectadas dos canchas de rugby, pero con la llegada del hockey se decidió que uno de los espacios sea para una cancha profesional. Esto fue lo más difícil, ya que para construir este campo de juego se requiere una gran inversión debido a los materiales requeridos. Con el paso del tiempo, y golpeando las puertas correctas, se consiguió un acuerdo con la federación de hockey mendocina y nacional para la construcción de ansiada cancha.

Por su parte, la cancha de rugby se trabajó paralelamente sin descanso. Es normal ver las máquinas alisadoras, camiones de riego y constructores trabajando en la zona.

Este proyecto está en vías de concretarse.

Las mejoras dentro del Club:

Desde hacía muchos años que era necesario contar con más espacio para que los jugadores utilicen durante los entrenamientos, y es por eso que se “rehabilitó” la cancha 3 para que esto ocurra, tanto para jugar como entrenar.

Las luces se colocaron durante el mes de junio con la colaboración de padres de divisiones, entrenadores, jugadores de plantel superior y todos aquellos que desde su lugar pudieron aportar a que este proyecto se haga efectivo. Finalmente, en agosto, las obras fueron finalizadas, y la cancha 3 se llenó de vida una vez más.

Las chicas de hockey hicieron un gran esfuerzo desde principio de año entrenando en una cancha que no presenta el terreno sobre el que disputan sus partidos. La promesa y la obligación era proveerlas de un espacio en condiciones, por lo que se empezó a trabajar en la construcción de una cancha de 8. Está ahí, en la entrada del club, seguro que ya viste los arcos de hockey y a las chicas entrenando. Claro que eso no es todo, hoy se está preparando el terreno para poner la carpeta de pasto sintético.

Volver a estar en boca de todos:

Hacía ocho años que la primera no estaba en una final. Ocho larguísimos años en donde siempre faltaba un poquito, eso que se necesita para llegar. No ganamos, eso lo saben todos, se escapó por un try convertido en nuestra propia casa, pero lejos de ser algo irremontable el plantel entendió que es un paso y que además, ese partido perdido es tan solo eso, porque se ganaron muchas cosas más.

Este año se encontraron dos generaciones que hicieron lo que todo equipo necesita, un grupo fuerte, consolidado, amigo, compañero y humilde. Los chicos trajeron la energía y las ganas, los grandes pusieron la experiencia, esa que solo la vida otorga con el día a día. Este plantel superior tiene para seguir aprendiendo y crecer, pero sobre todo para soñar.

Claro que el club no empieza y termina en la primera. Todos los que llegaron al plantel superior pasaron por las juveniles. Ese momento de la vida en el que se crece con los amigos y se disfruta sin presiones, solo con la responsabilidad de acompañar a tus compañeros de equipo. Tenemos excelentes juveniles, m-15, m-16, m-17 y m-19. Todas destacadas por haber ganado campeonatos en el año o llegar a instancias decisivas (como el caso de la m-16 que ganó todo lo que jugó).

A ellos y a los más chicos solo se les puede decir una cosa: no aflojen, lo que viene siempre es mejor que lo que pasó, porque simplemente se aprende. Y el club cuenta con ustedes, porque son los que dan razón de ser al Mendoza Rugby.

Párrafo aparte para nuestras jugadoras de hockey. Muchas llegaron sin conocer el club, otras habiendo sido parte por la familia o como jugadoras en otros años; de a poco se fueron haciendo un lugar en el día a día y se fueron metiendo en la cotidianidad, con lo importante que es esto. Hoy ya son cotidianas, no son novedad, se hicieron de nuestra identidad y engrandecieron nuestra familia. Como ellas siempre dicen, vinieron para quedarse.

Claro que es necesario resaltar que el equipo de mayores tan solo en un año ganó dos torneos, clausura de liga 8 y finalísima contra las campeonas del apertura. Felicitaciones, y salud con ellas.

Para terminar, no podemos dejar de agradecer a todos aquellos que aportaron al club, todo pequeño grano de arena es bienvenido y útil, por más chico que parezca.

Queremos invitarlos a seguir siendo parte en 2016, que todos juntos lleguemos al lugar que soñamos y que luego  sigamos haciéndolo, para que nuestro querido Mendoza Rugby Club esté en el lugar que merece, que no es ni más ni menos, que el que sepamos construir.

¡Feliz 2016!

Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *